sábado, 29 de septiembre de 2012

Tres libros liliputienses en la revista Culturamas

                                               Cristián Gómez Olivares

Juan Soros reseña en la revista Culturamas los libros de Gladys González, Marcela Parra y Cristián Gómez Olivares.

http://www.culturamas.es/blog/2012/09/29/119659/

lunes, 10 de septiembre de 2012

Benito del Pliego se muda a Liliput


El prestigioso poeta español Benito del Pliego es el decimoséptimo autor liliputiense. El poemario que edita en La Biblioteca de Gulliver puede considerarse casi un libro inédito, pues anteriormente sólo había tenido una edición para coleccionistas en Estados Unidos.

Nota biográfica

Benito del Pliego (Madrid, 1970).
Ha publicado los siguientes libros de poemas: Fisiones (1997) —reeditado en Muesca (Madrid: Amargord, 2010); Alcance de la mano (Nueva Orleáns, 1998) –parcialmente recuperado como Merma (Tenerife: Baile del Sol, 2009); Índice (2004) recientemente publicado con las intervenciones gráficas de Pedro Núñez (Madrid: Varasek Ediciones, 2011). Fábula, en colaboración con el mismo artista gráfico, ha aparecido en el 2012 (Badajoz: Aristas Martínez).
Ha escrito ensayos sobre poetas como Juan Larrea, Antonio Gamoneda o Ana Becciu. Ha traducido la obra poética en inglés de Isel Rivero en Las palabras son testigos (Madrid: Verbum, 2010). También ha editado la poesía reunida de Mario Merlino en Voces comunes y otros poemas (Madrid: FCE, 2012). Junto a Andrés Fisher, ha elaborado la antología poética de José Viñals Caballo en el Umbral (Mérida: Editora Regional de Extremadura, 2010) y traducciones del/al inglés de la obra de Antonio Gamoneda, Gertrude Stein, José Viñals y Lew Welch.
Es profesor en el Departamento de Lenguas y Literaturas Extranjeras de Appalachian State University en Carolina del Norte, EE.UU.


1/19/09 


Baja la ladera cifrando sus pasos sobre la nieve. Sube pensando en lenguaje, de quién es ese tú con el que habla, por qué ese tú es un yo, por qué la identidad hace sentido.

Los cercados que atraviesa sin saber qué infringe. Los lugares donde no hay claridad.

Vuelve pensando en el poema sin pueblo. No puedo. Luego piensa en la palabra pueblo. Poema sin población, no menos poblado. Poema sin nación, no sin habla. Poema común, que pone a cada una junto a sus demás.

¿Poema sin nación? No nación de aniquilación; de hecho nación y allí la ilusión (la lesión), y hablar de otra noción, de la conciencia de frase. 

Benito del Pliego: Ordenación del sentido, Ediciones Liliputienses, 2012.